Amalgama: Empaste de plata. Los empastes de amalgama, empleados durante más de un siglo, han demostrado ser una solución segura, económica y duradera.

Articulación temporomandibular: Articulación que se forma entre la mandíbula (quijada) y la base del cráneo.

Atrición: El desgaste normal de la superficie de los dientes debido a la acción de masticar.

Blanqueamiento dental: Técnica que aclara el color de los dientes sumamente pigmentados.

Bruxismo: Apretar o rechinar los dientes de forma involuntaria
Caries: Destrucción de la estructura de los dientes, producida por bacterias

Carillas de porcelana: Láminas cerámicas que se aplican a la cara anterior de los dientes para ocultar grietas y astillas, espacios superpuestos y para crear una apariencia más blanca en la sonrisa del paciente.

Cemento dental: Es un tejido duro, parecido al hueso, que rodea la superficie externa de la raíz. Está en íntimo contacto con unas fibras llamadas ligamento periodontal que une unen este tejido al hueso.

Cirugía bucal y Maxilofacial: Especialidad que realiza todo tipo de cirugía bucal, como la extracción de muelas del juicio. También mueve quirúrgicamente los huesos de la cara cuando se encuentran en una mala posición o cuando han sufrido fracturas por algún accidente.

Coronas dentales: Cuando un diente está muy dañado o cariado, las coronas dentales actúan como una cubierta protectora que consolida el diente y refuerza a la masticación. La corona se fabrica a partir de un molde del diente original y se aplica después de eliminar la caries y preparar el diente.

Dentina: Es un tejido duro y con cierta elasticidad, de color blanco amarillento, que está inmediatamente por debajo del esmalte.

Dientes deciduos: Dientes primarios ("de leche") que son reemplazados por los dientes permanentes.

Diente impactado: Diente situado debajo del tejido gingival y que descansa contra otro diente, debajo del hueso o de tejido blando, y que probablemente no crezca espontáneamente.

Endodoncia: Rama de la odontología que se dedica a la remoción de la pulpa dental (nervio del diente) cuando produce dolor o está infectada.

Enfermedad de las encías: Enfermedad que se caracteriza por encías inflamadas, sensibles o sangrantes.

Esmalte dental: Es un tejido duro (el más duro y mineralizado del cuerpo humano), sin células (por lo tanto no es capaz de transmitir estímulos), que cubre la superficie de la corona del diente.

Fluorosis dental: trastorno resultante de beber agua excesivamente fluorada que a menudo provoca que los dientes se decoloren y que su esmalte presente un aspecto manchado, moteado (manchas blancas) o decolorado.

Fluoruro: Mineral que puede encontrarse en el agua y en la pasta dental, el cual ayuda a prevenir la formación de caries.